domingo, 17 de abril de 2011

NACER Y MORIR EN UN GUETO

Sonia Pérez Nieves


“Un pobre niño pequeño, un bebe nace en el gueto. Y su madre llora, porque lo que ella no necesita es otra boca hambrienta para alimentar en el gueto”.

Tacones que pisan las calles. Colgantes que penden de los escotes de las camisetas. Sonrisas seductoras y miradas incitadoras. Todo tipo de encantos envueltos en ropa de cuero y ajustados pantalones vaqueros. En la acera de enfrente, los chulos vigilando la cercanía de los clientes. Hombres que ya pintan canas regatean por el precio de un cuerpo. Latinos, moros y africanos trafican en la plaza de San Francisco. Un coche de policía pasea impasible por las calles.

Vecinos de un centenar de países

Aunque parezca el barrio del Bronx, esta escena se puede contemplar en las calles de Bilbao todos los días del año. Y más concretamente, en el distrito de Ibaiondo, compuesto por las conocidas calles de las Cortes y San Francisco que acumulan el 7,1% de la población inmigrante de la ciudad bilbaína.

Pasear por estas calles es viajar a otros países. A 131 en total, que son las nacionalidades que recoge este barrio. Aunque es facil darse cuenta de los países que dominan las famosas baldosas de Bilbao, si se observan los comercios de alrededor. Los bazares chinos, los vendedores de kebab, las carnicerías árabes, los ultramarinos caribeños y los locutorios conviven con los comercios locales de toda la vida. En San Francisco, 60 tiendas extranjeras comparten escaparate con 42 comercios locales. Los bolivianos y marroquís son los más numerosos.

La lucha por la supervivencia supera todo pronóstico y la gente que huye de sus países se junta en determinados barrios para tener un vínculo, algo en común que les recuerde de dónde vinieron un día.

Así se forma un gueto y en esto se ha convertido Ibaiondo, donde 8 de cada 9 habitantes son extranjeros.

¿Pero cómo era antes esta zona? El barrio de San Francisco se formó en 1870 como un dormitorio para los obreros y encabezó la revolución industrial. En sus edificios se alojó la primera agrupación socialista de la villa y vivieron los burgueses adinerados, convirtiendo la zona en una de las más importantes y caras de la ciudad. Pero a veces, el Ave Fénix renace de sus cenizas y este barrio ha sustituído a sus obreros por inmigrantes con sed de supervivencia en una sociedad que cada vez los aparta más.

Las drogas, los trapicheos, los robos y las peleas son algunas de las cosas que contemplan impasibles los habitantes de otras zonas bilbaínas. Y aunque San Francisco suene a Hollywood, el San Francisco de los vascos está muy lejos de tener ese glamour. Las fachadas que un día fueron despampanantes, lucen hoy con trozos de pintura colgando al vacío y con las cortinas de las viviendas grises por el humo y la suciedad.

Diversas asociaciones luchan junto con el Plan Especial de Bilbao La Vieja del Ayuntamiento de Bilbao para la mejora del entorno. Algunas a pie de calle como Crea África para acercar este continente a todos los vecinos.

“El niño necesita que le ayuden”

Las Cortes son la otra cara de la modena con la que se paga por sexo. Unas cien prostitutas venden su cuerpo en 14 locales distribuídos en esta calle. Llevan 20 años haciéndolo y al contrario de lo que la gente piense, según Askabide “la mayoría de las que trabajan en esto, lo hace porque quiere”. Esta asociación lleva desde 1985 prestando ayuda a todas las prostitutas, tanto a las que quieren dejarlo, como a las que continúan ejerciendo. Además, en los años 90 rehabilitaron pisos de la zona para alojar a las postitutas más ancianas y sin prestaciones económicas.

Pero todo se hace poco para un problema que data casi desde el nacimiento de Bilbao. Jóvenes sudaméricanas en su mayoría (el 47% de la inmigración de Bilba La Vieja), se ofrecen en las entradas de antros con puertas de hierro y mirilla para revisar a los clientes antes de pasar. El Mouline Rouge, el Gaspy, Manhatan, Vera Cruz, El Tirol, La Caribeña, Póker y Edén son algunos de los más importantes.

No hay distinciones entre ellas. Ninguna es más guapa que la otra y parecen todas cortadas por el mismo patrón. Escotes muy pronunciados, vestidos ajustados y de colores llamativos; y rostros maquillados hasta el exceso son las características que se repiten en cada una de ellas. Pero son algo más que eso, aunque para el cliente, por lo general un anciano, solo sean un cuerpo para el pecado.

Nunca se plantea, pero lo cierto es que estas mujeres también son madres. Madres de niños que están sin escolarizar a veces. Hijos que sufren el trajín de la extraña vida familiar que les ha tocado vivir. Para ellos solo hay una Haurreskola en toda la zona. Un único lugar para esos menores desamparados y que acabarán en las calles si no reciben una educación diferente. Crecen en un mundo de adultos, donde el sexo se convierte en sus alimentos de cada día. Los niños lo repiten todo, porque aprenden así. Y pueden convertirse en

“chavales del pegamento” y drogarse con una barra de “impega” o formar parte de la profesión más antigua del mundo.

Mientras unos luchan por salir de los antros de sus madres, otro residen libremente por estudios. Es el caso de la Residencia Universitaria Blas de Otero de la Universidad del País Vasco con plazas para 216 estudiantes.

Una mulata sonríe a su futuro cliente. Le susurra al oído algo y él asiente con la cabeza mientras la mira con ojos desorbitados. Ella le agarra del hombro con falso cariño mientras piensa en lo que sacará hoy. Él la sigue hacia el interior del local pensando en lo que hará.

“Mientras su hijo adolescente muere en una mañana fría y gris, otro niño pequeño, un bebé nace en el gueto”.

Datos de interés:

  • La prostitución se asentó en las Cortes hace mas de 130 años por la presencia de obreros en esta zona industrial, por entonces. La prostitución era en los años 80 el mayor motor de desarrollo de estas calles.
  • Y fue en esta época cuando se cerraron la mayoría de locales nocturnos y se implantó la heroína en sus calles.

La policía decomisa cada mes tres kilos y medio de estupefacientes en Bilbao. Las drogas más consumidas son anfetamina, heroína y hachís.

  • Ibaiondo (27,4%), Rekalde (16,1%) y Deusto(13,7%) son los barrios que más inmigrantes reciben.
  • El 47,1% de los inmigrantes de Bilbao La Vieja proceden de Latinoamerica, el 19% del Magreb y el 20% del resto de África.
  • El 61% de la población inmigrante de la zona tiene estudios primarios y solo el 3% posee titulaciones superiores.
  • La tasa de paro de la población extranjera (26%) es superior a la de los autóctonos con un 11%.
  • Los inmigrantes prefieren crear comercios como peluquerías, restauración, tiendas de alimentación, locutorios y bazares.

1 comentario:

  1. WOW!!!!!! EXCELENTE TU BLOG, TE INVITO A QUE TE PASES POR MI NOSTÁLGICO, OSCURO, TRISTE Y DEPRESIVO BLOG DE INVIERNO BIPOLAR PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES AL RESPECTO. DESDE HOY TE SIGO. TE ESPERO POR EL MIO...

    www.elpacientebipolar.blogspot.com

    ResponderEliminar

Díme cómo ves el mundo...

Se ha producido un error en este gadget.

DO NOT COPY

La voz escrita.

Las palabras más leídas.

Se ha producido un error en este gadget.

Películas gratis

Peliculas online gratis

AVISO

---Todas las fotografías que aparecen en este blog, han sido tomadas de Internet.
Si alguna de ellas te pertenece y no quieres que la utilice;solo tienes que hacermelo saber.---
***La Damisela Combatiente***