domingo, 14 de junio de 2009

EL PINTALABIOS ROJO SANGRE DE MARÍA(II PARTE)


Estaba preparada para trabajar, asi que hizo pasar a Don Gregorio. Don Gregorio era un cliente habitual. Le abrió la puerta y le hizo pasar a la habitación. Él le dejo 50€ sobre la mesita que sostenía la lamparita de al lado de la cama. María le miró. Tenía el pelo blanco alborotado, los puños cerrados, la camisa salida por fuera del pantalón en el lado izquierdo y los ojos inyectados en sangre.
A María le entró una arcada. Sabía que eso no era bueno para ella, pero tenía que hacerlo. Esperó a que él dira el primer paso para empezar. Pero no fue un paso lo que dio. De un puñetazo fue lanzada hacia la cama. María cerró los ojos y rezó para que la cocaína le hiciera más efecto ese día.
Su cuerpo se movía hacia arriba y hacia abajo, mientras el colchón chillaba. Soportaba el peso del viejo borraco sobre ella y su aliento a alcohol rancio se le pegaba en la sien. Ella giró la cara arisca al tiempo que le caía una tormenta de golpes por todo el cuerpo.
Tras una hora, Gregorio se apartó bruscamente y cogió el dinero que ants había dejado en la mesita.
-¿Qué coño haces?-chilló María.
-El servicio de hot ha sido una mierda-contestó el viejo mientras le sacudía un manotazo en la cara.
Ella cayó de rodillas al suelo, mientras la puerta se cerraba a sus espaldas. Se levantó sobre sus huesudas rodillas del suelo y caminó hacia el espejo. Cayó derrotada en el taburete y se observó durante unos segundos. Se miró en los ojos de aquella extraña que estaba dentro del espejo. No era la misma chiquilla que se enamoró tontamente de Raúl y se quedó embarazada y abandonada. Y se vio sola, porque sus padres no la entendieron y la echaron de casa.
Un reguerillo rojo salía de su nariz. Y la primera gota de sangre se posaba friamente en sus labios rojos. Ahora se sentía completamente destruída. Incomprendida por las otras muejeres que la insultaban. Avasallada por los hombres que la pagaban.
Se sentía sucia amte su hija, cuando la miraba a los ojos con la sonrisa inocente. Ella quería volver a tener esa sonrisa inocente. La buscaba, pero no la encontraba. Y se sentía vacía, sin nada en la vida, excepto su hija.
Sola y sin que ndie la ayudaa. Indefensa en cada paliza. No quería seguir así, pero prostituirse era la formade ganar bastante dinero para que a su hija no le faltara de nada.
Se metió en la ducha. Quería borrar toda huella de su trabajo...

2 comentarios:

Díme cómo ves el mundo...

Se ha producido un error en este gadget.

DO NOT COPY

La voz escrita.

Las palabras más leídas.

Se ha producido un error en este gadget.

Películas gratis

Peliculas online gratis

AVISO

---Todas las fotografías que aparecen en este blog, han sido tomadas de Internet.
Si alguna de ellas te pertenece y no quieres que la utilice;solo tienes que hacermelo saber.---
***La Damisela Combatiente***